• 91-878-09-05
  • buzon@arcopoli.org

Un presunto agresor homófobo trata de volver a agredir a las víctimas a la salida del Juzgado

Un presunto agresor homófobo trata de volver a agredir a las víctimas a la salida del Juzgado

Las dos víctimas que denunciaron el 27 de julio a un hombre por presuntamente haberles amenazados de muerte y golpeado al grito de “maricones de mierda” en Fuenlabrada sufrieron ayer nuevas agresiones verbales y tuvieron que refugiarse en un establecimiento a la salida del Juzgado donde se encontraron con el denunciado.
J.D. de 37 años y su pareja Y.A. de 23 años acudieron ayer a la vista por un juicio en Fuenlabrada donde acusaban a un hombre de 24 años de haberles agredido al grito de “maricones de mierda, hijos de puta, escorias!”, y presuntamente Y.A. recibió un puñetazo del agresor en la cara. Al irse tras la agresión ese día el denunciado les amenazó al grito de “Maricones no os quiero volver a ver por aquí, otra vez que os vea os voy a dar una paliza y os voy a matar ¡por mi madre que os mato!” y según las víctimas, les escupió e hizo una llamada por teléfono diciendo:”compadre veniros a la estación central que tengo dos maricones”.
Desgraciadamente pese al desgarrador testimonio de las víctimas, ni la juez ni la fiscalía consideraron la agresión como delito de odio, pese a los insultos homófobos constantes. Ayer en la vista la jueza decidió admitir que el juicio no es por un delito leve, sino que han de abrirse diligencias previas para un juicio por delito grave, por lo que se suspendió la vista.
Sin embargo ayer 6 de noviembre las víctimas tuvieron que encontrarse con el presunto agresor a la entrada del juzgado, lo cuál ya perjudicó a una de las víctimas que no se encuentra bien desde el incidente. Pero lo más grave ocurrió a la salida cuando las dos víctimas que iban acompañadas del abogado y la trabajadora social de Arcópoli se dirigían a la RENFE y el denunciado les vio y cruzó la acera directo hacia donde estaban ellos y mientras le mostraba la citación judicial, les espetó: ”Sinvergüenzas, esto es lo que habéis conseguido”. Su acompañante le dijo que por favor se callara pero luego ella desapareció y él volvió a dirigirse a las víctimas, gritándoles: ”no tenéis vergüenza, abusadores de niños, abusadores de discapacitados, sois unos mierdas, hijos de puta” según el relato de los testigos de Arcópoli. Finalmente tanto las víctimas como los trabajadores de Arcópoli se refugiaron en una cafetería de la estación y el agresor volvió a salir a la calle y se fue gritándole al aire.
Una de las víctimas sufrió un ataque de nervios y mientras llamaban a la policía le pidieron una tila. La policía Nacional acudió en menos de 10 minutos al lugar de los hechos y mientras tomaban declaración a las víctimas de nuevo estuvieron rastreando las inmediaciones.
Desde Arcópoli hemos puesto en conocimiento de la fiscalía de delitos de odio la nueva denuncia y con el incidente de ayer, tenemos registrados 252 incidentes de odio por LGTBfobia en la Comunidad de Madrid en lo que llevamos de 2018. Nuestra organización queremos mostrar un gran pesar por todo lo acontecido ayer. Es preocupante que ni la juez ni la fiscalía vieran el delito de odio con la denuncia interpuesta y ampliada. Es muy peligroso que sean citados a la misma hora las víctimas y el presunto agresor y coincidan en los pasillos del juzgado y es lamentable que a la salida volvieran a sufrir un incidente, estando en riesgo la integridad de las víctimas y de los trabajadores de Arcópoli que les acompañaban.
Rubén López, Director del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, ha indicado que “lo ocurrido ayer es una clara explicación del índice de infradenuncias en España: las víctimas siguen teniendo miedo a acudir a denunciar, a coincidir con los agresores y a recordar ese incidente tan estresante una y otra vez, máxime delante de quien lo ha causado. Además el hecho de que no se apreciara delito de odio en un caso tan claro hace crecer la sensación de que la justicia en nuestro país no tiene sensibilidad hacia estos casos que hacen tanto daño a las víctimas”.

Axel Sarraillé

Deja tu mensaje