Hoy, la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) presentó los resultados de su tercera Encuesta LGBTIQ de la UE, proporcionando una visión valiosa de la realidad que enfrentamos las personas LGBTIQ en Europa. Los hallazgos de esta encuesta, titulada “La igualdad LGBTIQ en una encrucijada: avances y desafíos”, pintan un cuadro revelador y a veces desgarrador de la situación actual.
 

Apertura y Miedo Persistente:

Una de las revelaciones más destacadas es que más de la mitad de las personas encuestadas son abiertas sobre su orientación sexual, identidad y expresión de género, así como sus características sexuales. Sin embargo, es alarmante descubrir que la mayoría todavía se siente insegura al mostrar gestos de afecto públicamente con sus parejas del mismo sexo, temiendo ser víctimas de ataques. Este miedo arraigado subraya la necesidad continua de trabajar hacia una sociedad más inclusiva y comprensiva.  

Discriminación y Violencia:

La encuesta revela que, aunque hay una ligera disminución en el número de personas que enfrentan discriminación en comparación con años anteriores, todavía es un problema generalizado. Más de un tercio de las personas LGBTIQ encuestadas informan haber enfrentado discriminación en su vida diaria. Además, la violencia sigue siendo una amenaza constante, con más de una de cada diez personas encuestadas experimentando algún tipo de violencia en los cinco años anteriores a la encuesta. Es especialmente preocupante el aumento en los ataques a personas intersexuales.  

Acoso Escolar y Salud Mental:

El acoso escolar es otro desafío significativo, con más de dos tercios de las y los encuestados reportando haber sido acosados en la escuela. Este dato es aún más alarmante cuando se considera su impacto en la salud mental de las personas LGBTIQ. Más de un tercio de las y los encuestados admiten haber considerado el suicidio, una cifra que aumenta a más de la mitad entre las personas trans, no binarias y de género diverso.  

Prácticas de ‘Conversión’ y Percepción del Gobierno:

Uno de los hallazgos más impactantes es que una de cada cuatro personas encuestadas fue obligada a pasar por prácticas de ‘conversión’ para cambiar su orientación sexual o identidad de género. Además, solo una cuarta parte de las y los encuestados cree que sus gobiernos están haciendo lo suficiente para combatir los prejuicios y la intolerancia hacia las personas LGBTIQ. En resumen, la Encuesta LGBTIQ de la UE arroja luz sobre la realidad compleja y a menudo difícil que enfrentan las personas LGTBI+ en Europa. Si bien es alentador ver algunos avances, como una mayor apertura y una mayor conciencia en las escuelas sobre las cuestiones LGTBI+, queda claro que aún hay mucho trabajo por hacer. Es esencial que la sociedad, las instituciones y los gobiernos se unan para combatir la discriminación, la violencia y el acoso, y para promover la igualdad y el respeto para todas las personas, independientemente de su orientación sexual, identidad y expresión de género.

Instalar App

Instale
×